Nuevo programa “por que”: ¿Por qué algunas personas pueden caminar dormidas?

Dos son las partes de nuestra mente que dirigen nuestros movimientos y acciones. Una se ocupa de todas aquellas cosas que ejecutamos con plena conciencia de lo que estamos haciendo, y la otra, de las que efectuamos sin darnos cuenta.

Si nos fijamos en ello, notaremos que practicamos actos en los que nuestra voluntad no interviene para nada. Por ejemplo, no se nos ocurre pensar en respirar y, sin embargo, lo hacemos constantemente; ni en mover nuestro corazón y, no obstante, éste no se para mientras dura nuestra vida.

Además, hay cosas que aprendemos a hacer tan bien que después las ejecutamos de una manera automática. Andar, por ejemplo, es una de ellas; cuando éramos pequeñitos no sabíamos andar; aprendimos después, gradualmente, hasta acostumbramos de tal manera que nos movemos de un lado para otro sin que nuestra razón intervenga apenas en ello. Los actos de esta naturaleza son los que algunas personas pueden efectuar durante el sueño, porque la mente está tan acostumbrada a ejecutarlos.

La persona que padece este sueño anormal posee la aptitud suficiente para realizar de modo inconsciente ciertos actos de relación.

Lo más curioso del caso es que, precisamente por estar dormido el sujeto y no tener conciencia de sus actos, puede caminar por sitios sumamente peligrosos, que no cruzaría despierto, siendo por tanto muy arriesgado despertarlo en tal momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *